CON LA MIRA EN ASIA

Aug 21, 2018

El Método Singapur es el proyecto estrella de la Academia SBS. Llegó a Chile en 2010 y desde entonces son cada vez más los establecimientos usuarios de la metodología.

¿Pero, qué tiene de especial el Método Singapur? Esta nueva forma de entender las matemáticas permitió a Singapur revolucionar la manera de enseñar la asignatura, logrando tomarse la cima de todos los rankings de medición educacional.

Echémosle un vistazo a los resultados obtenidos en los principales instrumentos de medición, como el PISA, el TIMSS y el PIRLS, cuyas últimas ediciones fueron en 2015.

La prueba PISA (Programme for International Student Assessment) evalúa a los estudiantes de segundo medio en lectura, matemática, ciencias y resolución de problemas.

En ciencias, Chile obtuvo 447 puntos, muy por debajo del promedio OCDE (493), y con un nivel de desempeño muy bajo de parte del 35% de los estudiantes. Singapur, en tanto, lideró la asignatura con 556 puntos.

En matemática fue aún peor. 423 puntos, 67 por debajo del nivel OCDE y con un 50% de estudiantes en el nivel más bajo de desempeño. Singapur logró 564 puntos, líder.

Por último, en lectura, Chile alcanzó su mejor rendimiento: 459 puntos, por sobre el promedio OCDE (431), pero aún con un porcentaje muy alto de estudiantes con pésimo desempeño (30%). Singapur, adivinen, también lideró esta asignatura, con 535 puntos.

Y no hay que olvidar la cuestión del género. En ciencias y matemática, Chile muestra una diferencia a favor de los hombres por 15 y 18 puntos respectivamente, mientras que en lectura esa ventaja es para las mujeres, de 12 puntos.

En Singapur, en cambio, no hay diferencia de género en matemática y ciencias, y en lectura la diferencia es leve a favor de las mujeres, lo cual es una tendencia universal. Emparejar la cancha desde la infancia es sumamente importante para poder luchar por una igualdad de género.

El TIMSS (Trends in International Mathematics and Science Studies), por su parte, mide el desempeño de cuarto y octavo básico en matemáticas y ciencias y en esta edición evaluó a cerca de 10 mil estudiantes de todo el mundo.

En ciencias, Chile alcanzó 478 puntos en cuarto básico y 454 en octavo, siendo 500 el nivel adecuado. Además, preocupa saber que el 85% de los estudiantes no supera el nivel bajo. Singapur lideró ambos cursos, con 590 y 597 puntos respectivamente.

En matemáticas, Chile se encuentra muy por debajo del nivel óptimo, con 423 y 427 puntos en cuarto y octavo básico. Mientras, Singapur alcanza niveles altísimos de 618 y 621 puntos.

A la hora de compararnos con países con PIB similar, como Hungría, Rusia o Croacia, también salimos perdiendo. En matemática, por ejemplo, dichos países superan por más de 100 puntos el promedio nacional, y en ciencias, alrededor de 90.

Y si nos comparamos con nosotros mismos, la misma generación que en 2011 rindió el examen de cuarto básico, en 2015 dio la de octavo, y bajaron su propio promedio en 25 puntos.

El PIRLS (Progress in International Reading Literacy Study), por último, determina el nivel de los estudiantes de cuarto básico en actividades relacionadas a la lectura.

El promedio general del país fue de 494 puntos, por debajo del nivel adecuado (500 puntos). Singapur también lideró esta evaluación, pero esta vez en conjunto con Rusia.

No es muy difícil sacar conclusiones con estos resultados en mano. La educación chilena debe mirar a Asia.

Mi lista de textos

Ir a mi lista de textos

Agendar una visita

Formulario

Completa nuestro formulario para recibir informaciones sobre nuestros cursos